sábado, 22 de diciembre de 2012

Reseña: Por trece razones - Jay Asher

Título: Por trece razones
Autor: Jay Asher
Editorial: Ambar
Páginas: 224
Saga: Libro único
Precio: 13€
Año de publicación: 2009
Sinopsis:
No se puede detener el presente, ni tampoco rebobinar el pasado. El único modo de llegar a conocer el secreto… es darle al PLAY.

Clay Jensen es un adolescente como cualquier otro que encuentra, al llegar un día a casa, una misteriosa caja sin remitente dirigida a su nombre. El contenido no es otro que una serie de cintas de grabación, siete en total, que parece haberle enviado Hannah, una compañera de clase que no hace ni dos semanas que se ha suicidado. A pesar del desconcierto que supone volver a oír la voz de Hannah, Clay descubrirá que son trece las razones por las cuales ha decidido quitarse la vida, trece caras de cassete y que, por ello, son trece las personas que deben escucharlas. Él es una de ellas. “Es un juego muy sencillo: primero las escuchas, luego las pasas” dice Hannah en la primera cara.
¿Qué razones son esas y qué tiene que ver él con ellas? A lo largo del día, Clay se irá obsesionando con las grabaciones y hasta recorrerá la ciudad con un mapa que ella misma le ha proporcionado. Pero he aquí un viaje distinto del esperado, un viaje donde el punto de llegada es precisamente el mismo que el de partida y en el que solo hacen falta unos nuevos ojos para verlo todo como por vez primera. Hannah irá desgranando poco a poco su vida en un intento de poner de manifiesto las consecuencias, grandes o pequeñas, de las cosas que hacemos y dejamos de hacer, y que cambian el mundo a veces sin darnos cuenta.

Opinión personal:
Desde la primera vez que oí hablar de este libro me llamó mucho la atención, ya que trataba sobre un tema muy actual pero muy poco común en la literatura, sobre todo juvenil: el suicidio. Y ha resultado ser un libro genial, de esos que te hacen pensar y de los que te marcan, como a mí me gustan. Se lo recomiendo a todo el mundo.

Un día como otro cualquiera Clay recibe un mapa con estrellas marcando lugares de su ciudad, y poco después caja de zapatos llenas de cintas de vídeo. Esas cintas son grabaciones de Hannah, que recientemente se ha suicidado. En cada cinta, ella habla sobre una razón por la que ha decidido acabar con su vida, y cada razón se debe a una persona, y todas estas personas deben escucharlas. Y Clay es una de ellas.

El libro abarca algo más de una día, ya que el libro empieza cuando recibe las cintas y acaba justo el día en el que se las envía a la siguiente persona. Durante todo ese tiempo, Clay estará escuchando las cintas, y por tanto, las razones por las que Hannah se suicidó y lo que la hizo cada persona que aparece en las cintas, incluido él mismo.

El escritor intercala la narración de Clay, sobre sus sentimientos y a los lugares a los que va mientras escucha las grabaciones, y la voz de Hannah de las cintas, a través de las cuales podemos saber mucho sobre ella y sobre su vida.

El libro me ha parecido uno de los más delicados que he leído este año, porque que una persona decida acabar con su vida es algo muy serio, pero saber el por qué lo es aún más. Este libro hace pensar mucho, y a mí me ha dejado huella. Estoy segura de que ya no trataré a las personas de la misma manera, sobre todo con aquellos a los que menos soporto, por muy mal que me caigan, porque lo que para nosotros no puede tener importancia, para ellos sí.

Cuando leía las razones por las que Hannah se suicida a primera vista pensaba que era un poco exagerada, ya que la vida no es fácil, pero se puede superar. Sin embargo, poco a poco empecé a ponerme en su lugar. Porque puedes superar un problema, o dos, pero si tienes tantos como ella, al final te acabas desplomando.

Y una cosa os digo, las ideas que a Hannah la vinieron a la cabeza nos podrían haber pasado a cualquiera, porque Hannah era una chica normal y corriente. Era guapa, simpática y se llevaba bien con la gente, pero eso no es suficiente para poder encontrar sentido a la vida.

Este libro tiene tantos valores, tantas lecciones que aprender y tantos personajes a los que comprender, que, si yo fuera profesora, lo mandaría como lectura obligatoria para clase en vez de tantos libros antiguos que lo único que hacen a los alumnos es quitarles las ganas de leer.

En conclusión, es un libro único, aparentemente sencillo, pero que esconde una gran historia de la que poder aprender grandes enseñanzas para la vida. Sin duda, se lo recomiendo a todo el mundo, porque es un libro que deja huella.

Nota: 8/10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada